Google+ Followers

lunes, 21 de junio de 2010

Cancer: Una decisión poco meditada


Hygiea (Fuente internet)


La única cosa realmente valiosa es la intuición
Albert Einstein

Ver video:




Cáncer: Una decisión poco meditada





Un diagnóstico de cáncer, es recibido como una sorprendente y terrible noticia, casi siempre, mal interpretada, como una sentencia de muerte, el desconocimiento de la enfermedad y su leyenda negra trastorna la mente del afectado y precipita las decisiones, pero, ¡El cáncer hace entre una y dos décadas que estaba ahí! y con él asintomático, cada cual sigue su vida normal porque ignoraba su existencia, ¡El impacto psicológico del diagnóstico precipita de forma negativa los acontecimientos! En un ambiente donde prevalece el miedo, la decisión mal informada nos hace preferir arriesgar y quitarnos lo visible del cáncer como sea, renunciando a erradicar la enfermedad para siempre. La precipitación afecta al experto, al enfermo y a su entorno. Las opiniones y recomendaciones de los inexpertos dañan irresponsablemente, por lo que prestarán una gran ayuda si permanecen callados. La de los expertos, además de incompletas pueden ser también desacertadas. A partir de aquí, se produce una cadena de acciones no suficientemente meditadas que de forma general acarrea inciertos beneficios y posibles perjuicios que pueden llegar a ser irreversibles. Ante esta situación es ineludible un análisis de posibilidades y estadísticos: La Oncología y la Cirugía no intervienen si no se descargan de responsabilidad, por lo que es exigida al afectado la firma de un “¡Consentimiento ¿informado?!” que libere de responsabilidad las actuaciones facultativas, actuaciones que deben ser analizadas antes de ser aplicadas, con estudios y datos estadísticos, registrados y contrastados, hablar de porcentajes de curaciones no es del todo exacto (recidivas y metástasis son frecuentes sin límite de tiempo), es más seguro hablar de esperanza de vida, algo que a tenor de las cifras de fallecimientos anuales difícilmente se sostiene, presionar al enfermo asegurando que si "pierde tiempo" tendrá consecuencias fatales, tampoco se sostiene, los resultados no lo justifica y es dañino, ¿Que ha pasado con los 96.499 fallecidos durante el año 2005 en España? –no tengo datos oficiales más recientes, aunque sí de prensa, que indican cifras superiores anuales- que no “perdieron tiempo” - y se sometieron a la terapia convencional.

Ante esta incierta situación y con la exigencia de la responsabilidad exclusiva del enfermo, sobre las actuaciones facultativas, el enfermo queda desamparado y sin que en ningún caso reciba la seguridad y la satisfacción de la promesa de los “expertos” que garanticen el éxito de las intervenciones; si a esto unimos los efectos no deseados de una terapia no selectiva, agresiva y tóxica, nos encontramos con una situación dolorosa y trágica ante un panorama negro y desolador – que puede revertir si se ejercen otras acciones -. Ante semejante situación, la decisión de elegir la terapia está llena de inseguridad y absoluto riesgo. ¿Qué podemos hacer entonces? : Primero mucha calma, las precipitaciones no son buenas “consejeras”. Busquemos “otras soluciones”, para comparar daños y beneficios. Debemos modificar nuestro estilo de vida, abandonar hábitos nocivos y corregir errores alimenticios, tanto en excesos como en carencias, (Epigenética: Expresión genética y ambiente) con estas acciones ganamos sustancias esenciales para la vida, con ellas, regularidad en las funciones orgánicas y como consecuencia un bienestar físico que nos da confianza psicológica, al ser todas ellas practicas saludables; además, estaremos en la seguridad que ningunas de ellas tienen efectos adversos: ni agresivos, ni tóxicos, son acciones de iniciativa propia, que obedecen a nuestra voluntad y comportamiento –derecho ineludible que no es legal que sea conculcado-, lo que nos va a permitir tomar “las riendas de nuestra propia vida” sin necesidad de una dependencia absoluta de acciones que tienen el “lastre” de efectos no deseados, agresivos y un alto índice letal, que siempre, como he explicado antes, envuelven riesgos importantes y serios para la salud y la vida.


Es mi consejo que someto a la libre decisión de los afectados y que ofrezco como siempre de manera ALTRUISTA Y GRATUITA.

Mi actitud frente al cáncer no va contra nadie personalmente,
solo me impulsa remediar el sufrimiento humano y alcanzar el conocimiento, la Justicia y la verdad



El pensador

Fuente: Internet



...No podemos engañar a la naturaleza, pero si podemos
ponernos de acuerdo con ella… “
Albert Einstein (1879 – 1955) (Fuente: Internet)


“… No podemos culpar totalmente a nuestros genes de nuestro
comportamiento o de nuestras enfermedades,
nosotros tenemos cierta responsabilidad…”
Doctor Manel Esteller

Ver video:



Mi comentario:
Por supuesto es una gran ventaja descubrir de forma precoz el cáncer, siempre que no se apliquen terapias químicas agresivas. El concepto pasteuriano de la oncología debe cambiar, en el cáncer no existen gérmenes a quien  matar. Lo más efectivo es adoptar un estilo de vida correcto y dejar de inmediato los hábitos tóxicos -tabaco, alcohol y drogas- alternar el ayuno con una dieta rica en vitaminas y sustancias esenciales  para la vida.

La Naturaleza y la vida
Enlace





Francisco Martin Acris

Investigador naturista

Crecimiento Celular y Cáncer
Nutrición y dietética I y II




Foro: Eurosaude, desarrollo de los

hábitos personales






La Línea de la Concepción, Febrero de 2010



ESPAÑA



No hay comentarios: