Google+ Followers

jueves, 24 de septiembre de 2009

C) - Construir es vida......



La terapia contra el cáncer

y la Epigenetica


“... Tenemos una tendencia enorme a clasificar como
no relevante lo que no entendemos...”
Thomas Gingeras, genetista
De su entrevista en Redes, 31:
”…Los dos códigos que gobiernan la vida…


Cita, enlace


Conrad Hal Waddington
Biólogo genetista escocés


La medicina natural es importante, humana y racional.
Basada en los procesos y leyes de la Naturaleza
hace que sea altamente tolerada y efectiva.


Una terapia natural contra el cáncer

Busco la cura del cáncer observando como es la vida,
 las reglas biológica de nuestra existencia
y aprendiendo de su sabiduría


¡Construir es vida, destruir es muerte!


«..Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados...»
Albert Einstein (1879 – 1955) (Fuente: Internet)


Las enfermedades no transmisibles deben ser tratadas restableciendo el estilo de vida biológico/natural que tiene la propiedad de corregir y mantener el epigenoma sin alteración


El cáncer podemos curarlo si colaboramos con nuestro organismo impidiendo la entrada de sustancias tóxicas, si ayudamos a nuestro hígado a desintoxicar y corregir los problemas digestivos, si nuestra reserva de células mesenquimales de origen embrionario legadas al nacimiento no sufren mutaciones por vivir y alimentarse en un ambiente contaminado. El ayuno corto o terapéutico es fundamental para iniciar la lucha contra la enfermedad.


Genes y ambiente están interrelacionados y el silencio o expresión de los genes están sujetos a la actividad de interruptores epigenéticos íntimamente relacionados con el estilo de vida. La creación de la vida es un fenómeno natural que no obedece a un diseño predeterminado. La influencia que ejercen los factores ambientales está íntimamente relacionada con cualquier forma de vida o su final.


¡Si separamos la vida de su ambiente se extinguirá!

Ver videos:


http://www.univision.com/uv/video/Epigenetica-y-alimentacion:-Somos-lo-que/id/18124343


http://www.dailymotion.com/video/xbv6qd_medicna-epigenetica-el-cancer_school


"...Entre toda la investigación epigenética realizada hasta ahora, la enfermedad más ampliamente estudiada es el cáncer, y la evidencia que vincula los procesos epigenéticos con el cáncer se está volviendo “extremadamente convincente...”, dice Peter Jones, director del Centro General del Cáncer Norris de la Universidad del Sur de California.


"...La ciencia humana consiste más en destruir errores
que en descubrir verdades..."
Sócrates

Construir mejor que destruir, la vida se inicia y se mantiene construyendo, renovando y restaurando. Frente al cáncer, ese ha sido siempre mi objetivo, por él he trabajado y trabajo. El problema del cáncer lo abordé respetando las reglas de la vida, ejercer acciones que favorezcan la renovación celular necesaria para que la vida continúe, recuperar la sociedad cohesionada e interrelacionada de nuestro organismo que garantice la supervivencia y mantenga la pureza de la homeostasis y volver a un ambiente con capacidad sustancial para “silenciar” la expresión cancerosa. Opino que la “revolución celular” es incompatible con la normalidad funcional del organismo, que cuenta con un sistema autodestructivo de células dañadas.

Ese ha sido el fin perseguido en mis investigaciones: conseguir que el propio organismo recupere su hegemonía y “obligue” a las células cancerosas a morir o si es posible retornar a “su ambiente natural” haciendo imposible la evolución y desarrollo del proceso canceroso.

He investigado e investigo las causas y aunque he avanzado, todavía pertenecen al secreto de mis investigaciones, pero no por egoísmo, sino por seguridad de no emitir juicios, que no estando racionalmente seguro, puedan llevar a confusión. ¿De qué lugar del organismo vivo parte la “célula” que se transforma o convierte en la primera célula cancerosa; cómo y por qué es activada? En alguna parte de todo el ADN genómico, debe haber influencias o diferencias significativas que inducen a errores de “identidad” entre la célula “normal” y la cancerosa. El problema está en conseguir que la célula “recuerde quien es”; no obstante, aún no conociendo del todo como, sustancias contenidas en los alimentos esenciales tienen la capacidad de hacerle recuperar la memoria y con ella su programa de vida.

Sin embargo, lo más importante no era descubrir las causas, mi objetivo fue, que con mi terapia dietética, pudiese apagar y frenar “la fiebre de la replicación”. Las sustancias contenidas en mi alimentación hipocalórica rica en grupos metilo mantienen inactivo el ADN “egoísta” además de intensificar la autofagia lo que evita la acumulación por reciclaje de la mal llamada “basura” celular (este “material” cromosómico no codificador, constituye más del 95% del Genoma Humano, sujeto a ¿”Interruptores epigenéticos”? que apagan o encienden el “motor” que activa la producción de proteinas diseñadas por los genes que expresan tumores y que pueden ser desactivados o silenciados mediante nutrientes contenidos en una alimentación rica en micro nutrientes crudos). El sistema autofágico captura y elimina células enferma, es un mecanismo de “limpieza” con capacidad para regular el crecimiento y muerte celular, recuperar la homeostasis y retrasar el envejecimiento, que es generalmente asociado ¿? a procesos cancerosos; favorece también recuperar un medio o ambiente extracelular “limpio”, equilibrado y constante, donde no tengan posibilidad de sobrevivir las “células rebeldes o enfermas”.


Pensé, que si lograba este objetivo, el cáncer podía ser vencido por el propio organismo; tras restaurar la “biblioteca o "planos" genético de la célula”, intentar hacerla volver de su “crecimiento irrefrenable” a su actividad funcional programada (inhibición por contacto o dependiente de la densidad), y así, con la activación de los receptores de superficie recuperar la capacidad de interrumpir el ciclo de “crecimiento celular desordenado” y pasar a la fase de “quietud” ¡Es una tranquilidad tensa y expectante!: (estado quiescente) “la vuelta del hijo pródigo”, en esta fase, la célula, aunque alerta, puede permanecer horas, días, meses o por un tiempo ilimitado, situación que al no ser irrevocable, puede “despertar” de nuevo mediante estímulos químicos y volver a la división mitótica programada, que, en teoría, permita la recuperación de la “memoria” del ciclo celular a las células “enfermas o dañadas” para que puedan continuar su programa de vida o muerte. (La muerte celular queda justificada solo en la mínima parte de los células en crecimiento, -esencialmente las de la Sangre, piel y mucosas – el resto de las poblaciones celulares o no se renuevan o lo hacen de forma lenta y pausada).

La finalidad es, que con esta alimentación hipocalóricaantioxidantes, vitaminas y minerales, además de mantener bajo control los niveles de ERO (especies reactivas de oxígeno. -Su exceso puede alcanzar el núcleo e inducir alteraciones génicas malignas-) inhibiendo además la acción de enzimas protectoras de la muerte celular programada y al mismo tiempo conseguir que ante la necesidad de una mayor demanda de energía para la división desesperada de las células enfermas las obligue a autodestruirse (sistema autofágico) y favorezca la “muerte celular programada de tipo II”, destruyéndose así las que hayan sufrido daños severos e irreparables; o, tengan la opción de recuperarse funcionalmente, aquellas, que no habiendo sufrido alteraciones importante en su ADN y que siendo posible su reparación vuelvan a ser aptas para mantener sanos los tejidos y órganos.

La complejidad de esta terrible enfermedad aconseja una acción específica contra ella, principalmente dietética, (La dieta, "controla, gobierna y modifica" la expresión genética). Las enfermedades no transmisibles deben ser tratadas restableciendo el estilo de vida correcto o natural, es necesario recuperar el ambiente natural de las células. Factores endógenos y los estilos de vida tienen la capacidad de modificar el ambiente celular que favorece la evolución y desarrollo del cáncer. Las Universidades deben formar a los especialistas de este tipo de enfermedades en este sentido. La concepción actual farmacológica de tratamientos de enfermedades transmisibles no es efectiva contra el cáncer, enfermedad no transmisible (ENT).

La idea que provocó la euforia general (genoma humano), que los datos conocidos del ADN resolvería el problema de enfermedades graves, ha resultado no ser verdad. La idea de un gen una enfermedad no se sostiene y está sujeta a factores epigeneticos.

Cita:

“... Desde que se obtuvo la secuencia completa del genoma humano en 2003 y se vio que existían muchos menos genes de los esperados, ha quedado en evidencia que, algunas de las ideas de la genética clásica no se sostienen por más tiempo...” (Redes 31: Los dos códigos que gobiernan la vida, Thomas Gingeras, genetista.


Cita: Cambios sí, mutaciones no

En el último número de la revista científica Nature se publicó el primer mapa detallado de las alteraciones del ADN que se producen en dos tipos de células humanas (una célula madre embrionaria y un fibroblasto o célula madre adulta) por efecto de la actividad epigenética, realizado por Ryan Lister y Mattia Pelizzola en el Instituto Salk de California (Estados Unidos). “Ser capaces de estudiar el epigenoma en su totalidad nos conducirá a una mejor comprensión de cómo se regula la función del genoma en la salud y en la enfermedad pero también de cómo la dieta y el ambiente influyen en la expresión génica”, dijo Joseph Ecker, director del Laboratorio de Análisis Genómico del Instituto Salk


“…Modificaciones químicas Epigenomicas: Los investigadores en la universidad de estado de Ohio encontraron cambios epigenéticos en los genomas de los gemelos que aumentaron mientras que los pares de gemelos envejecieron. Uno de los procesos epigenéticos principales que ocurre a nuestro DNA es la metilación que se puede causar por exposiciones ambientales, tales como dieta y la actividad física. La metilación puede dar las diferencias en la expresión de los genes y como envejecemos, aumentando la cantidad de metilación del DNA. Por consiguiente al crecer los gemelos idénticos son cada vez menos similares en sus patrones de la metilación del DNA y de la expresión de los genes como progresan sus vidas especialmente si se diferencian en sus hábitos y de la forma de vida…”


El conocimiento del genoma completo, no es suficiente para saber si enfermaremos o no de cáncer. Parece que no existen genes específicos que expresen tumores, todo depende de “estímulos agresivos ambientales”, junto a ciertas carencias nutricionales. Tenemos la posibilidad de modificar de forma positiva nuestro genoma. Nuestra vida y nuestra identidad, no está pre programada en la secuencia completa del ADN (Los genes no son el destino). En gran parte esto depende de cómo vivamos, de nuestro estilo de vida, de nuestro comportamiento, nuestra forma de vivir puede cambiar los caracteres heredados en nuestro genoma (Mecanismos epigenéticos: La epigenética es el interlocutor del ambiente con la genética. Es lo que explica la acción del estilo de vida sobre los genes.). Ahora parece que existe una amplia información oculta (“genoma oculto”) en los cromosomas que afectan a la herencia y la enfermedad.

"...Bruce Lipto: La ciencia demuestra..."
"Como tú puedes curarte a tí mismo”
Enlace

Cita:
“…La demostración de que los nutrientes pueden afectar directamente al ADN es algo relativamente reciente. Aunque aún no sabemos mucho sobre cómo el silenciamiento de genes es modelado por el ambiente, existen cada vez más pruebas de que las alteraciones de la metilación del ADN durante el desarrollo pueden causar una variedad de problemas de salud que van desde el cáncer a la esquizofrenia. Sin duda, la mayor implicación de estas características epigenéticas heredables es la influencia que nuestra dieta puede tener en hijos y nietos…”

Red de investigación europea, Campo de la Epigenética


Los estilos de vida influyen de forma decisiva sobre el ADN “egoísta”.

Las marcas o errores epigenético implicados en muchas patologías son extremadamente maleables por lo que se borran y reescriben en segundos. La epigenética es el estudio de cambios que pueden heredarse en la función de los genes no controlados por la secuencia del ADN. Las manifestaciones epigenéticas se reflejan de forma importante en el desarrollo y la evolución, incluidas las alteraciones de las histonas y la metilación del ADN, cuanto más metilada está una hebra de ADN mas está inhibida su transcripción en ARN. Se ha demostrado que generalmente existe una correlación inversa entre los niveles de metilación del ADN y la expresión génica. La metilación es fundamental en la regulación del silenciamiento de los genes, puede provocar alteraciones en la transcripción genética sin producirla en la secuencia del ADN


Cita:

“... Es importante recordar que la metilación del ADN es un proceso esencial para la vida, es esencial para muchos procesos biológicos, como el embarazo, el crecimiento y el mismo envejecimiento. Cuando hablamos de que el cáncer es en cierta forma una enfermedad del ambiente, quiere decir que nuestro ambiente ataca nuestro ADN, hasta ahora, hemos pensado que ese ataque solo afectaba a los genes de forma genética, pero ese ataque a los genes, puede ser epigenético, cambiando la metilación del ADN, cambiando la metilación de las histonas...” Manel Esteller (Redes 31: Los dos códigos que gobiernan la vida. RTVE 2



Cita:

La epigenética explica cómo influyen los estilos de vida sobre los genes.

(“…Béchamp descubrió que las células de nuestro cuerpo no son atacadas por los gérmenes externos que portan las enfermedades, sino que nuestras células se deterioran, se dañan por el stress de la vida diaria o por toxinas introducidas (físicas o químicas) y que se degeneran hasta un punto que se debilitan, envenenan o se enferman, El germen no es nada, todo depende del ambiente (el terreno))…”


Los procesos epigenéticos son naturales y esenciales para muchas funciones del organismo, pero si ocurren de forma inapropiada pueden producirse importantes efectos adversos en la salud. Los “ataques” epigenéticos derivados de estilos de vida no saludables podrían acelerar el inicio de las modificaciones genéticas que conducen al cáncer, si esto es así, en ese crítico momento, podríamos asistir al dramático “nacimiento” de la célula madre o poco diferenciada cancerosa, pero estos efectos podemos modificarlos con sustancias contenidas en alimentos vegetales crudos y frutas que tienen capacidad para metilar el ADN y las histonas de forma correcta y natural.

La metilación de ADN es un mecanismo biológico epigenético que regula la expresión génica, los sucesos de metilación en el cáncer, silenciamiento de genes y enfermedades humanas.
Las diferencias del modelo de metilación entre un tejido sano y otro enfermo pueden detectarse e indicar un cambio en la actividad genética que expresa enfermedades como el cáncer, pero el conocimiento de estos mecanismos es hasta ahora muy limitado, aunque, es importante resaltar que prácticamente todas las enfermedades comunes son el resultado de complejas interacciones entre genes y factores ambientales.

Patrones anormales de metilación del ADN conducen principalmente a la inactivación de genes supresores de tumores y contribuyen la desestabilización del genoma. La metilación del ADN se modifica en el caso de numerosas enfermedades y está asociada a la respuesta a determinados medicamentos “tóxicos y agresivos” y a factores ambientales: estilos de vida y otros hábitos nocivos, por lo que el proyecto Epigenoma debe clarificar los vínculos reales que existen entre la genética, el entorno y la salud. Vitaminas del grupo B “naturales” son esenciales en la metilación del ADN. Actualmente desconocemos los mecanismos de metilación para silenciar genes que puedan expresar tumores, en teoría: cuando una enzima conocida como la metiltransferasa fija un grupo metilo a la citosina, acción que da como resultado, un elemento nuevo, estable y diferente a la base original llamado 5-metilcitosina, parece que esta modificación, actuando en la región promotora de un gen resulta en el silenciamiento del mismo. He confiado en la naturaleza para este “trabajo”, así pues, en mi TRATAMIENTO DEL CÁNCER MEDIANTE ALIMENTACIÓN, he seleccionado alimentos vegetales crudos y frutas portadores de las vitaminas necesarias que contribuyan a la cesión de grupos metilo. Para nosotros actualmente es difícil “entender todas las combinaciones de interruptores epigenéticos”, ante esta dificultad, pensé que la naturaleza manejaría estas sustancia de una forma biológicamente correcta, hecho que parece que así ha sucedido realmente, consiguiendo la inactivación de los genes que puedan expresar tumores e incluso haciendo desaparecer tumores ya desarrollados (en mi poder un CD, donde se evidencia la desaparición de un tumor esofágico de grandes dimensiones con mi alimentación antitumoral y que fue recomendada por un Licenciado en Medicina).

Cita:

El doctor Sidney J. Winawer, Jefe del Servicio de Gastroenterología y Nutrición y el doctor Moshe Shike Director de Nutrición Clínica del Memorial Sloan-Kettering Cáncer Center de Nueva York, responden a la pregunta ¿QUE ES LA BUENA VIDA?:

“...No hace mucho tiempo, antes que nuestra sociedad tomara conciencia de cómo influyen muestro comportamiento y hábitos en el riesgo de contraer CANCER y otras enfermedades, la mayoría de las personas podrían haber respondido que la buena vida era hacer una sobremesa tras una regia y copiosa comida, los comensales bien bronceados, sentados de manera informal con una copa de buen vino en una mano, un puro o cigarrillo en la otra y sin preocupaciones de ninguna especie. EL PROBLEMA ES QUE ESA CLASE DE VIDA PUEDE SER MORTAL...”


Cita:

(“...La ingesta adecuada de folatos es vital para la división celular y la homeostasis debido al papel esencial de las coenzimas folato en la síntesis de ácidos nucléicos, regeneración de la metionina, y en el transporte, oxidación y reducción de unidades de un carbono requeridas para el normal metabolismo y regulación...” (Wagner, 1995).


Cita:

“...Por otro lado, las reacciones de metilación son requeridas para la biosíntesis de muchos e importantes productos, pero la metilación del ADN se ha demostrado que regula la expresión de los genes en eucariotas. La extensión de la metilación varía en genes específicos de un tejido a otro y cambian durante el desarrollo. Se ha observado que en muchos casos la baja metilación favorece la expresión de los genes mientras que el aumento de la metilación está relacionado con el silenciamiento genético...” (Wagner, 1995).

Cita:

“...Una inadecuada ingesta también ha sido implicada en el desarrollo o realce de ciertos tipos de cáncer. Hipótesis respecto al papel de los folatos en la carcinogénesis...” (Blount y col., 1997) 


El destino de las células es variable y está influenciado por la actividad o silenciamiento de genes o material genético, proceso sujeto a factores epigenético y que responden a diversas condiciones ambientales.


Cita:

“…Disturbios ambientales de diversa magnitud a los que los genomas, como se ha demostrado experimentalmente, son muy sensibles, porque tienen una gran capacidad de intercambio de información, de respuesta al ambiente. Esta forma de ver la Naturaleza, lleva a los especialistas más brillantes y prestigiosos a interpretar todos los fenómenos biológicos al revés de la realidad, en función de lo que les han enseñado. Intentaré explicarlo simplemente, aunque no sé si seré capaz: Los conocimientos actuales están mostrando que las relaciones entre los organismos entre sí y con el entorno están regidas, no por la competencia, sino por el equilibrio en forma de redes complejas de interacciones que comunican los organismos entre sí y con el ambiente”…” “…El cáncer no está en los genes (en unos “genes malos”). Es producto de agresiones ambientales, porque vivimos sometidos a infinidad de sustancias químicas sintéticas, a radiaciones electromagnéticas, a estrés inmunodepresor… los genes del cáncer son alteraciones genéticas y epigenéticas (y por eso pueden ser hereditarios) producidas por estas agresiones. Y los “virus cancerígenos” son virus endógenos activados por estas agresiones y emitidos por los tumores. Y los virus no “mutan para evadir las defensas del hospedador”, porque los virus en estado libre son absolutamente inertes…”

Prof. Máximo Sandin, Departamento de Biología, Universidad Autónoma de Madrid.


Las terapias dirigidas a sacrificar células, ignorando las causas, además de injustas y degradantes, no solo por el sacrificio indiscriminado y no selectivo de células enfermas y “sanas”, sino también, por su naturaleza agresiva y tóxica, pueden favorecer la carcinogénesis, -las células sometidas a “ataques” por sustancias tóxicas: quimioterapia y otros fármacos, producen proteínas defectuosas que alteran la metilación y como consecuencia el “programa” replicativo- sustancias que modifican la capacidad para silenciar la actividad del ADN “egoísta” constituido por “acumulación de material evolutivo” (transposones, trozos o fragmento de ADN parasitario, genes víricos, toxinas (físicas o químicas), su reciclado –autofagia- favorece la pureza del medio).

Una metilación suficiente y equilibrada es esencial para el ser humano, ya que silencia la expresión de secuencias de ADN parasitarias adquiridas a lo largo de millones de años de evolución, material dispuesto a aprovechar una situación favorable para replicarse. Este material redundante, que generalmente permanece inactivo, supone casi un 50 por ciento de la secuencia del genoma humano. Aunque por su carácter maleable y reversible su actividad puede revertir favoreciendo el desarrollo tumoral y sus metástasis y que podemos silenciar adoptando estilos de vida correctos que supongan cambios importantes en los hábitos alimenticios.

Cita:

“…Randy L. Jirtle estableció experimentalmente esta interacción entre metilaciones y transposones en un trabajo realizado con agutís, refrendado posteriormente mediante la supresión de enzimas metiladoras…….. en un conjunto de células, que acarreó la activación de numerosos transposones y la multiplicación de la tasa de mutaciones. El fenómeno llevó necesariamente a establecer una posible relación entre desajustes en los procesos de metilación de ADN y cáncer, confirmada por la observación de una reducción notable de la metilación del genoma en células de pólipos de colon, efectuada por Stephen B. Baylin, de la Universidad Johns Hopkins, y por el trabajo de Rudolph Jaenisch, del Instituto Whitehead del MIT, que creó un grupo de ratones con deficiencia de una enzima metilante, de los que murió de cáncer un 80 por ciento antes del noveno mes de vida…”

Cita:

La epigenética es el estudio de los cambios heredables reversibles en la función de los genes que ocurren sin cambios en la secuencia de ADN. Las modificaciones químicas del ADN y sus proteínas asociadas determinan la expresión selectiva de genes y su influencia en el comportamiento de las células. Las modificaciones epigenéticas del genoma regulan muchos procesos celulares, tales como el desarrollo embrionario, la inactivación del cromosoma X, la impronta genómica y la estabilidad de los cromosomas. La alteración de las modificaciones epigenéticas o la pérdida de su control, pueden causar enfermedades como el cáncer y contribuir al desarrollo de enfermedades autoinmunes. Por lo anterior, se ha propuesto que la identificación de los patrones epigenéticos heredables tales como la metilación del ADN y la acetilación de histonas sería una herramienta útil en el diagnóstico y pronóstico de las enfermedades causadas por errores epigenéticos.

Red de Revistas científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Universidad Autónoma del Estado de México

He cuidado que el tratamiento dietético, sea una alimentación completa y suficiente (rica en folatos y otras vitaminas), también inocua al carecer de sustancias agresivas y tóxicas, siendo selectivamente un tratamiento específico, cuya importante condición es que tiene capacidad para restablecer la homeostasis del medio interno, además de ingresar sustancias “simples pero poderosas” que defiendan el genoma, inactivando los elementos integrados en el “genoma oculto”. Con el restablecimiento del ambiente celular se mantiene equilibrado y constante el ciclo de la vida, lo que va a impedir la evolución y progreso de las células enfermas o cancerosas.



El Pensador



Francisco Martín Acris,
Investigador Naturo Higienista
Diplomado Universitario
Crecimiento Celular y Cáncer
Nutrición y Dietética I y II

fmacris1929@gmail.com

Foro: Eurosaude, desarrollo de los hábitos personales


http://www.mayorgoma.com/a/forum.asp?rand=5469563&FORUM_ID=7

http://fmacris1929.blogspot.com.es/

Original Publicado en prensa 2007 (ahora modificado y ampliado)

La Línea de la Concepción, 2012

España



Cita:

“…Nos estamos ahogando en nuestro propio veneno, tenemos que dejar de utilizar tóxicos…”
“…¡Todas las soluciones están en la naturaleza: Copiémoslas!
Janine Benyus (Bióloga)



Algunas farmaceuticas tratan de sustituir con fármacos las sustancias naturales que indico en mi ALIMENTACIÓN CONTRA EL CÁNCER, con las que intento copiar lo que hace la Naturaleza para crear y conservar la vida.


¿Que interés justifica aquella conducta?


Los enfermos de cáncer no pueden esperar que se hagan realidad largas investigaciones para buscar sustancias sintéticas que están disponibles de forma natural en nuestro ambiente.


(Espera por la que paga un alto precio la humanidad)


Ver y oír estos videos y su mención a la dieta


¿Por qué interés se desprecian estas investigaciones?


http://www.dailymotion.com/video/xbv6qd_medicna-epigenetica-el-cancer_school


http://www.dailymotion.com/video/xbtwz0_epigenetica-y-alimentacion-somos-lo_school


http://video.tiscali.it/canali/truveo/2198320785.html


Mi tratamiento dietético contra el cáncer consiste en recuperar el ambiente original o natural de nuestras células. (Para ello es necesario volver a un estilo de vida acorde con nuestra fisiología)

Manel Esteller, confirma mi teoría

Ver opinión del señor Esteller y su cita abajo, estas declaraciones confirman mi TRATAMIENTO DEL CÁNCER
Enlace:
Cita:

-¿Se podría a corto plazo comprender los resortes de estos trastornos epigenéticos?
“…Es posible controlar el epigenoma con el estilo de vida. Hoy en día sabemos qu
e hábitos como el tabaco, la radiación o las dietas ayudan a modificar la epigenética, por lo que controlar estos factores reduciría las alteraciones. Por ejemplo, la adicción al tabaco causa mutaciones en nuestro ADN y metilaciones aberrantes. Otro factor de riesgo es el consumo elevado de alcohol porque provoca un déficit de grupos metilo…”



El joven y eminente científico epigenetista español Manel Esteller, nos dice que "Se puede controlar el epigenoma con el estilo de vida". Sin embargo "Los grandes poderes que gobiernan el mundo de manera interesada" le impiden desarrollar su teoría que lo aislaría y le impedirían su trabajo. Esteller sin el paraguas de los privilegiados NO SERÍA NADA. Se ve obligado a renunciar a sus ideas antes que verse solo y "crucificado", solo los idealistas y grandes defensores de la humanidad deciden con entereza llegar a su auto sacrificio antes que traicionar a sus semejantes. Aquellos que osan enfrentarse a los grandes poderes serán condenados y muertos socialmente. La historia algún día condenará esta era o etapa negra de una ciencia médica (enfermedades no transmisibles) que se muestra con una pseudo cara angelical que acumula millones de váctimas.














































































































































No hay comentarios: